Las emociones que provoca el surf de olas gigantes

Es la moda de surf más peligrosa y grandilocuente que se conoce. Los surfistas profesionales son capaces de soportar los embates que generan las grandes olas, y viajan por el mundo buscando dónde están las olas más grandes y perfectas para surfear.

Existen dos tendencias muy claramente definidas: el surf de arrastre, donde el surfista toma velocidad, arrastrado con una larga cuerda por una moto acuática.

surfAllí tratará de vencer a las olas más altas y potentes, utiliza tablas cortas, pesadas con amarraderas para sujetar los pies.

Pero existe otra vertiente en que los surfistas logran impulso ayudados con los brazos, utilizan tablas largas, más que las habituales para lograr más velocidad durante las remadas.

En ambos casos la existencia de la moto acuática es indispensable, tanto para el envión como para el salvamento de los surfistas, en las zonas de peligro.

Familiarizados con estas imágenes provenientes del extranjero, resulta interesante revelar que en España, especialmente en Galicia, existe un gran potencial que la convierte en el destino internacional del Surf De Las Olas Grandes.

Solamente hay que observar el mapa para percibir que es la parte de Europa más expuesta a las fuertes tormentas del Atlántico Norte.

La costa española está formada en su mayor parte por rocas y hendiduras, la fórmula ideal para generar olas gigantes, la delicia de los surfistas.

Pero para la práctica de este deporte, que consiste en la exploración de las arrecifes gigantes, supone sacrificio y el desarrollo de una ocasión además de decenas de horas dedicadas al estudio de informes meteorológicos, cartas náuticas, ubicar rompientes con potencial, explorar carreteras y caminos para arrimarse y navegar con barcos, con el único sentido de estudiar y ubicar a la rompiente surfiable.

El éxito no está garantizado en esto, el mar es muy cambiante, y muy digno de respeto y los integrantes de los equipos entrenarán durante todo el año esperando el gran día.

Por otra parte todo este movimiento, de la ubicación de los rompientes mueve un mercado capaz de potenciar la economía local y explorar recursos de forma ecológica y sostenible. No es conflictiva con el criterio local ya que las olas sólo fungen para surfistas profesionales.

Al que le interese el deporte, deberá comenzar a estudiar, proveerse de equipo, buscar los mentores que correspondan y caminar hacia el placer y el éxito.