Cómo debe vestir un empresario

Se suele decir, que la primera impresión es la que vale. Obviamente, es necesario en este mundo de preferencias visuales, que la primera impresión que causas como empresario sea poco menos que óptima. En la primera impresión el 90% es tu imagen definitiva que dejas en el otro. Así seas un genio del MIT, o te acabes de sacar un Oscar, la forma en que te presentas a tus reuniones, es casi el 90% que se va a percibir de tu persona. Si la primera impresión es mala, la persona con quien estás tratando recibirá una imagen equivocada de tu persona. Así que te pido que escuches algunos consejos.

01Atención a la combinación

Actualmente, casi no se utiliza el traje clásico, donde antiguamente era bastante sencillo que un sastre te hiciera un traje a medida. La clave del ejecutivo de hoy, es hacer una combinación de la prenda clásica, con otras modernas. En la adecuada combinación, vas a conseguir un aspecto masculino, inquieto, que te permitirá una reunión social luego de una jornada laboral.

El traje sastre

El traje sastre es una pieza imprescindible para un ejecutivo. Si quiere ser alguien en el mundo empresario, no puedes desdeñar al traje sastre. Recuerda que es preferible tener un excelente traje antes que varios baratos. Hoy existen buenas tiendas, a precios acomodados que te podrán proveer con excelencia.

Algunas ideas de cómo llevar el traje sastre

La experiencia, demuestra que los puños de la camisa deberán asomar tres dedos desde las mangas del traje. La tendencia existente, es que la camisa y el traje sean bastante entallados, no obstante tienes que poder respirar y sentarte con comodidad. Vas a tener que estar muchas horas en reuniones. Elige una corbata fina con estampados y colores equilibrados. Para mantener tu elegancia, el cuello de la camisa debe verse por completo. Otro error es que hay que tener en cuenta el largo del pantalón, éste jamás debe arrugarse y debe cubrir el zapato por arriba, dejando que este se vea entero.

La camisa prenda clave del ejecutivo

Una camisa puede hacer que tú traje sea en un éxito total o todo lo contrario. Cada día se usan más los diseños con cuadros o rayas y colores y estampados. Éstos son fáciles para las combinaciones que pueden servir para muchos estilos del ejecutivo.

La camisa debe lucir siempre bien planchada. Por más que tú traje te haya costado una cita de cuatro dígitos, si tu camisa no ha sido lavada correctamente y planchada, anda a buscarte otra camisa porque estás perdido.

Estas son algunas ideas para tu mejor lucimiento, no por vanidad, sino para que la impresión que das sea óptima y no sea puesta en duda tu autoridad.